Javier Murillo, el hombre que se llevó la riada