Según las estadísticas del Ministerio de Igualdad del Gobierno estatal, desde que en el año 2003 se comenzaron a contabilizar oficialmente los crímenes machistas, el contador suma ya 1.238 víctimas; el pasado 2023 sin ir más lejos, fueron 56 las mujeres asesinadas a manos de un hombre que era o había sido su pareja.

Muchas de esas mujeres asesinadas habían iniciado un proceso de denuncia previamente; otras tal vez por miedo, por desconocimiento, o por la falta de apoyos, no se atrevieron a denunciar. Como ayuda a esas mujeres que han sido, están siendo o piensan que podrían ser víctimas de violencia por el simple hecho de ser mujeres, el Instituto Navarro para la Igualdad (INAI) ofrece en toda la Comunidad Foral el Equipo de Atención Integral a las Víctimas de Violencia contra las Mujeres (EAIV), gestionado por Fundación Gizain.

Tafalla cuenta, desde el año 2016, con uno de esos equipos de atención; y son tres mujeres profesionales quienes lo forman: Noelia González, trabajadora social y coordinadora del equipo; Victoria Arrieta, psicóloga; y Elena Vélez, educadora social. El objetivo principal de este equipo es generar un ambiente de seguridad y confidencialidad para que la mujer vuelva a confiar en esta parte del sistema: a través de la acogida y de las primeras sesiones se efectúa un diagnóstico de la situación real de la mujer, se aborda el riesgo y la protección que requiere y se realiza un proceso de valoración conjunta para poder derivarla a un recurso más específico en función también de su demanda.

No es necesario haber puesto una denuncia previa para poder solicitar la ayuda ni tampoco haber iniciado procesos de separación y divorcio, ya que las profesionales del EAIV realizan el acompañamiento integral a las mujeres durante todo el proceso en función de la necesidad del caso.

“Son mujeres que vienen con la autoestima muy dañada, en una situación vulnerable y que están débiles en muchos momentos. Por ello, nuestro primer paso es acogerlas, darles protección, seguridad y dotarlas de herramientas para que en un futuro no vuelvan a verse en una relación de violencia o, en caso de que lo hagan, sepan afrontarla”, explica Noelia González, y añade: “cualquier mujer puede sufrir este tipo de violencia, hasta la que menos nos podamos imaginar. Puede que la física sea la más reconocida, pero la violencia hacia la mujer se ejerce de muchas formas diferentes: está la violencia social, la psicológica, la sexual, la económica, e incluso la ciberviolencia”.

Los detalles

¿Qué es el EAIV?

Es un servicio gratuito de intervención en medio abierto que tiene como finalidad informar, acompañar, derivar y atender de manera integral a las mujeres en situación de violencia de género o en riesgo de estarlo.

Espacio EAIV Tafalla

¿Quién puede solicitarlo?

Todas aquellas mujeres, así como a las personas que están a su cargo (hijos, hijas padres o madres) de las zonas básicas de Artajona, Carcastillo, Olite, Peralta y Tafalla que lo soliciten.

¿Dónde se puede acudir?

El centro está ubicado en el número 3 de la calle Martínez Espronceda de Tafalla, dentro del edificio de Servicios Sociales. Instagram: @eaivtafalla. Teléfono: 848 463 090.

¿Cómo funciona?

Las especialistas realizan un acompañamiento integral a las mujeres. A través de la acogida y de las primeras sesiones se efectúa un diagnóstico de la situación real de la mujer, se aborda el riesgo y la protección que requiere y se realiza un proceso de valoración conjunta para poder derivarla a un recurso más específico en función también de su demanda.

El equipo

Noelia González, Trabajadora Social: “Mi labor es acoger y conocer a todas las mujeres que acuden de forma voluntaria. También dotarles de un espacio de seguridad, confidencialidad y acompañamiento en su toma de decisión”.

Victoria Arrieta, Psicóloga: “Tras la primera toma de contacto con Noelia, yo trabajo con la sintomatología que presentan las mujeres, como la ansiedad, la depresión o los trastornos de estrés post-traumático. Es dar un espacio a esas mujeres para poder trabajar esa sintomatología y que ellas puedan reconstruir su vida y su proyecto”.

Elena Vélez, Educadora social: “Una vez que Noelia valora y deriva a intervención educativa, a mi me toca trabajar la marentabilidad con los hijos e hijas que tengan las mamás, así como todo el tema del acompañamiento en su proceso de empoderamiento, el autoestima, las habilidades emocionales”.