Las artistas locales Leire Olkotz e Inma Sánchez expusieron su obra ‘Poegrafía eres tú’

El sábado 20 de abril la sala de exposiciones del Centro Cultural Tafalla Kulturgunea acogió la última de las visitas guiadas que las artistas locales, Leire Olkotz e Inma Sánchez, realizaron por su obra Poegrafía eres tú, una inédita unión entre la poesía y la fotografía que se ha hilado “a lo largo de diez años de correspondencia”. Según relatan las autoras, este proyecto comenzó como algo que no era un proyecto, sino que “se trataba simplemente un intercambio y un deseo de mantener el nexo entre las dos”, puesto que las separaba una distancia de casi 800 kilómetros.

“Nos conocimos de casualidad durante un evento en Tafalla, aunque nos perdimos la pista enseguida, ya que por aquel entonces yo vivía en Granada y Leire en Tafalla”, recuerda Inma mientras continúa diciendo que “nos reencontramos años más tarde a través de las redes sociales, y fue en ese momento cuando decidimos trabajar, desde la distancia, en un proyecto que aunaría dos de nuestras pasiones: la fotografía y la poesía”.

La mecánica del proceso fue sencillo, aunque duradero: consistía en el envío mutuo, primero, de cinco fotografías que servirían de inspiración para crear cinco poemas. Una vez completado el primer envío, continuarían con el segundo, pero esta vez al revés, enviando cinco poemas que serían el punto de partida para generar cinco fotografías. Y así sucesivamente hasta completar las cuarenta fotografías con sus cuarenta poemas.

Las artistas tafallesas Leire Olkotz e Inma Sanchez realizan una exposicion de poesia y fotografia deonominada ‘poegrafia’ en el Kulturgunea de Tafalla.

Romper con lo tradicional

El destino hizo que Inma volviera a Tafalla, y ahí fue cuando decidieron, con el apoyo de sus compañeros y compañeras del Colectivo Higuera, poner en firme toda esa correspondencia de ideas, fotografías y poesías. “Hace dos meses comenzamos pensar como construir la exposición. Teníamos claro que queríamos romper con lo típico y desvincularnos de la concepción tradicional tanto de la poesía como de la fotografía para traerla a otros planos, a unas lecturas que interesen un poco más a la gente. Por eso mismo, las fotos y los poemas no están encajados en unos simples marcos, sino que están colocados en diferentes soportes: desde un paraguas, a una jaula o una maleta, pasando por una señal de tráfico, un par de sillas, una ventana escondida o un espejo”, explican. “Las obras siempre se componen de una fotografía y de un poema, pero éstos hay que buscarlos, puesto que hay algunos que son más evidentes y otros no tantos”, añaden.

En cuanto a la temática de las obras, indican, que no siguen una tónica general, puesto que cada persona puede interpretar, tanto las fotografías como los poemas, de una manera diferente. “Eso sí, algo que nos han comentado las personas que han visitado la exposición es que les ha removido algo por dentro, puesto que, tal vez sin quererlo, muchos de los poemas invitan a reflexionar sobre la propia identidad, el amor a uno mismo, la identidad femenina; pero también desmienten el amor romántico y te hacen pensar lo que realmente vales”.