Un anciano va de romería desde el quiosco hasta su casa con pasitos lentos, el diario pegado al cuerpo y la boina bien calada. Se cruza con una pareja que pasea al perro. Al lado, en el Cidacos, la garza es un trocito de cielo gris y blanco hecho de plumas que camina en el agua con sus patas quebradizas. Los domingos tienen un reloj amable, pienso, y arranco el coche.

2021-08-26T12:38:54+00:00

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Debes acceder para ver este contenido, por favor, accede o suscribete.

Iniciar sesión

¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Por |2021-11-18T12:02:39+00:0015/10/2021|Colaboraciones | Kolaborazioak, Miope|Sin comentarios

Deja tu comentario

Ir a Arriba