Con frecuencia vienen a mi cabeza recuerdos de la infancia. Puede ser porque voy cumpliendo años y ya recuerdo el pasado con morriña; o porque todavía tengo diez años en el cogote y me mantengo en la niñez.

Sea como fuere, cada vez que voy a la casa de mis padres los recuerdos se amontonan. Una de las más bonitas ceremonias que ha tenido mi madre ha sido la de sacar los álbumes de fotos y enseñarlos henchida de orgullo. Y en mi caso, con una familia ultranumerosa, este ritual adquiría proporciones épicas por el volumen de los tomos.

2021-08-26T12:38:54+00:00

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Debes acceder para ver este contenido, por favor, accede o suscribete.

Iniciar sesión

¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja tu comentario

Ir a Arriba