El otro día cayeron los servidores de Facebook, WhatsApp e Instagram, y se desató el caos. El caos más absoluto, en su más estricta definición. La vida siguió su curso, pero la ausencia de estas redes sociales durante al menos 6 horas puso de manifiesto la dimensión real de la dependencia que tenemos de ellas para entretenernos.

2021-08-26T12:38:54+00:00

CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Debes acceder para ver este contenido, por favor, accede o suscribete.

Iniciar sesión

¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja tu comentario

Ir a Arriba