“Erdialdeko Euskal Jaia” se celebrará el próximo 25 de mayo en Tafalla con un programa de todo el día y para todas las edades

Ayer, lunes 11 de marzo, se presentó en el Parque del Conde de Tafalla lo que será la primera edición de “Erdialdeko Euskal Jaia”, una gran fiesta que se celebrará el sábado 25 de mayo y que tiene como objetivo principal plasmar el arraigo por el euskera y su cultura en la merindad de Olite/Erriberri. Será una jornada festiva que comenzará con un desfile, y en la que no faltarán una gran comida popular, juegos para txikis, bailables, rondas y conciertos. El programa completo se presentará más adelante.

Desde la organización, animan además a “sacar las txapelas, las alkandoras y las gonas del armario”, ya que el objetivo es que las personas asistentes luzcan durante el día sus atuendos de casero. Para la ocasión, se ha diseñado un pañuelico rojo especial “que se venderá junto a los bonos de la comida por todos los pueblos para que a nadie le falte para el día grande”, explicaban.

LA INICIATIVA

Esta iniciativa nace de la mano de la fundación cultural Altaffaylla y Agerraldia, pero se está llevando a cabo con la colaboración de grupos o personas promotoras del euskera y la cultura euskaldun en varios pueblos de la zona. En la presentación estuvieron presentes representantes de Artaxoa, Beire, Larraga, Berbintzana, Uxue, San Martín de unx, Baldorba o Miranda de Arga, entre otros. También acudieron diversos colectivos culturales de Tafalla como los txistularis, zanpanzares, Tafalla Kantuz, o la Comparsa de Gigantes Asier Marco.

Amaiur Esparza, de Altaffaylla, incidía en que el objetivo de la fiesta es mostrar que “la cultura vasca y el euskera son tan nuestros como del resto de territorios de Euskal Herria”. “Queremos mostrar el esplendor y la belleza de nuestra cultura mediante un día alegre y vistoso: las danzas, el bertso, la jota, la gastronomía, los cantos, los atuendos… Tenemos mucho que enseñar con orgullo”, recalcaban.

En cuanto a la lengua, “En el año 715 los árabes daban fe de que la mayoría de los habitantes de la zona media de Navarra de Bashkunis, hablaba el vasco, lo que les hacía incomprensibles” cita Lacarra en su Historia del Reino de Navarra en la Edad Media. “Un gran diccionario de palabras y proverbios vascos que han perdurado hasta hoy dan fe de ello. Además, pese a siglos de sometimiento y desgaste, el euskera se encuentra hoy en día en fase de recuperación gracias a la voluntad de muchas familias que apuestan por una educación en euskara, de personas que deciden aprenderla en edad adulta y de colectivos que se esfuerzan en hacer sitio al uso de nuestra lengua en diferentes escenarios.

DE PUEBLO EN PUEBLO

“Queremos poner en valor todo el trabajo que se hace desde los movimientos populares de nuestra comarca por impulsar nuestra cultura y nuestra lengua”, explicaba Haizea Lizarbe, de Agerraldia. “Puede que no nos hagamos a la idea la gran cantidad de gente euskaltzale que hay organizada en nuestros pueblos, ya sea en grupos favorables al euskera como Mirandako Euskararen Lagunak, Berbintzana Taldea, Faltzeseko Euskararen Eguna o los diversos batzarras que se han preparado para la Korrika en Azkoien o Martzilla, por ejemplo. Qué decir de la cantidad de grupos culturales como dantzaris, txistularis, zampanzares, etc. También el carnaval rural, que ha cogido una notable fuerza en pueblos como Erriberri o Artaxoa, o las kalejiras navideñas para recibir a Olentzero y Maridomingi que se han extendido prácticamente por todos nuestros pueblos”, aseguraban.

A su vez, desde Agerraldia incidían en que la fiesta también tiene como objetivo reforzar los vínculos entre localidades y crear lazos comarcales que tengan el euskera y su cultura como base principal. De la misma forma, animan a todos los colectivos que se quieran adherir a participar en la fiesta a ponerse en contacto con la organización.

EL CARTEL

El cartel, obra de Endika Iriso, muestra “al puro estilo kukuxumusu” diferentes símbolos de la cultura euskaldun y de los pueblos la Zona Media: Dantzaris, gaiteros, txalaparta, mitología vasca, Olentzero… Se pueden observar referencias concretas de los pueblos merindanos como los laialaris de Artaxoa, el romero y la iglesia de Uxue, el castillo de Marcilla, el carnaval rural de Erriberri, los romanos del Día de Cara en Santacara, el Lagunero de Tafalla, los gigantes de Larraga, el románico de la Valdorba, etc. Todos ellos se enarbolan bajo el estandarte del carbunclo pomelado del viejo Reino de Navarra y en su centro luce un lauburu formado por semicírculos.